Blog

B·Buscar

27/1/10

Karma

Lo
encontré
en
el
suelo
de
una
noche
fria
refugiado
en
el
calor
del
licor
de
unos
tragos,
la
magia
de
la música
y
la
risa
de
la
gente.
Pero
no
le
quita
el
frío
de
adentro.
Porque
muchas
manos
pueden
tocarlo,
con
cariño,
con
deseo,
con
interés
o
dejarlo
allí
en
el
suelo
frío
y
despreciarlo.
Pero
eso
le
lastima
aún
más
las
heridas
del
pasado
que
no
se
han
podido
sanar
ni
con
la
lluvia
de
la
selva
ni
con
el
humo
de
la ciudad.
Quién
le
ha
hecho
tal daño?
Quién
le
mató
las
ganas
de
creer?
Quién
le
robó
la

y
la
confianza?
Quién
además
lo
abandonó
en
las
noches
frías
de
insomnio?
Quién
le
robó
las
últimas
lágrimas
que
salieron
de
sus
ojos?
Quién
quiera
que
sea
no
lo
culparé
ni
lo
juzgaré
no
soy
quién
para hacerlo,
tampoco
preguntaré
por
qué.
Pero
si
estuviera
frente
a
mi
le
diría
que
le
ha
dañado,
que
ha
dejado
heridas
profundas
y
que
le
tema
a
la
justicia
porque
si
existe
y
nadie
se
muere
sin
pagar
primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada